Nuestro Centro Integral Cooperativo de Salud, de la calle 20 de Pueblo Nuevo, al oeste de Barquisimeto, está cumpliendo 10 años de inaugurado. Desde que abrimos el quirófano se han realizado 9.500 intervenciones quirúrgicas y han nacido 4.715 bebés en nuestro Centro.

Carlos Giménez, médico internista, nos cuenta cómo nació este centro:

En el año 2002 las cooperativas que teníamos servicios de salud, comenzamos a sentir la necesidad de construir un espacio más grande donde pudiéramos brindarnos servicios más complejos que no podíamos desarrollar de forma aislada. Compramos un terreno de dos mil metros cuadrados en la calle 20 de Pueblo Nuevo y comenzamos a soñar con un hospital cooperativo.

Un barrio que podría ser Barrio Unión en Barquisimeto, lleno de subidas y bajadas.

Una casa de tres pisos. En la planta baja, un salón comunitario donde dan tareas dirigidas, clases de guitarra, flauta, portugués e inglés. Por una pronunciada rampa llegamos hasta arriba: un espacio hermoso con piso de madera. La decoración la constituyen los birimbaos cuidadosamente colgados unos al lado del otro, panderetas y otros instrumentos tradicionales.

Participamos en un encuentro especial de Capoeira Angola, barrio Veracruz en la ciudad brasileña de Belo Horizonte, por el cierre del año. La Capoeria desde 2014 fue reconocida por la UNESCO como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

Hay varios maestros de diferentes grupos de Capoeria con sus alumnos, que atendieron la invitación de Primo, maestro responsable de una escuela muy especial donde nos encontramos: Grupo IUNA de Capoeira Angola.

Una casa construida en 1938, en ART DECÓ, abandonada por más de 20 años, ahora está ocupada por un colectivo que se define como anticapitalista, autónomo y horizontal.

Desde hace cinco años, con mucho esfuerzo, la han venido acondicionando para convertirla en un sitio de encuentro para diversas organizaciones de la ciudad.

Esta casa de 80 años tiene un valor histórico y arquitectónico innegable para la ciudad. Belo Horizonte, primera ciudad planificada de Brasil, apenas acaba de cumplir 121 años y hay un movimiento de ciudadanos para preservar su patrimonio físico.


Visitar una escuela pública en las afueras de Río de Janeiro y ser invitados a participar en una sesión de filosofía con niños y niñas entre 9 y 12 años es realmente un privilegio. 

Fuimos invitados por la Profesora Vanise, integrante del Núcleo de Estudios de Filosofías e infancias de la Universidad del Estado de Río de Janeiro (UERJ), coordinado por Walter Kohan. Ella es docente de la Escuela Municipal Joaquim Da Silva P. en Duque de Caxias. 

Es una escuela pequeña que refleja mucho amor: muy limpia, con carteleras hermosas en casi todas las paredes y muchas plantas en pequeños materos. Con un personal, que a pesar de que tiene 27 días de retraso en el cobro de sus salarios, se muestra orgulloso y preocupado por su trabajo con 150 niñ@s en la mañana y otros 150 en la tarde.

La sesión del día fue convocada para conocer cómo es eso de trabajar en una cooperativa.

El autor de esta hermosa frase es Mariano Fandós quien nos visitó recientemente, quien pertenece a la Confederación Francesa Democrática del Trabajo (CFDT). Mariano, francés de padres españoles, por muchos años participó como representante sindical en las cooperativas agrícolas francesas y nos visitó por primera vez en septiembre de 1996 como integrante de la delegación que participó en el primer encuentro cooperativo Franco Venezolano organizado por Cecosesola. Ha continuado su vinculación con nosotros a través de los años y siempre que viene a Venezuela aparta tiempo para contarnos sobre su labor sindical y mantenerse al día sobre lo que vamos siendo y haciendo como Red Cecosesola.

Actualmente Mariano Fandós forma parte del equipo de relaciones internacionales de la CFDT, una de las cinco mayores centrales sindicales de Francia. La CFDT es la central sindical más grande en cuanto a número de afiliados (875.000) y una de las más influyentes junto a la Confederación General del Trabajo (CGT).