Sabemos que en Venezuela hay serias dificultades para obtener productos de consumo diario. Esto se traduce en largas colas ante establecimientos de diversos tipos.

En las Ferias de Consumo Familiar, donde acudimos decenas de miles de personas cada semana, en el pasado vivimos situaciones muy difíciles por la desesperación de entrar a comprar productos regulados. Hace dos años, cuando atendíamos sólo 40.000 personas se hacían colas interminables, las personas pernoctaban hasta por dos días en los alrededores ensuciando las casas vecinas, se vendían los cupos en la cola, había personas que entraban montones de veces a quitándole a otros la posibilidad de comprar. Decenas de personas en sillas de ruedas se 

amontonaban en las puertas de las ferias, tratando de ingresar por las buenas o por las malas. En general, existía mucha violencia verbal y física para entrar entre los primeros. 

Entre nosotros, como organización, se generó una profunda preocupación sobre cómo se iban rompiendo las relaciones comunitarias armónicas que veníamos construyendo a través de más de 30 años de existencia de las Ferias de Consumo Familiar.

Y empezamos a pensar cómo organizarnos, para que el hecho de comprar semanalmente se convirtiera nuevamente en un espacio de encuentro y no de confrontación. Fue entonces que, conjuntamente con los consejos comunales, comenzamos a diseñar nuestro propio sistema de carnetización cooperativo.

¿Cómo funciona el carnet?

Las personas que queremos comprar en el área de los productos regulados de las Ferias nos registramos y obtenemos nuestro carnet plastificado pagando una módica suma.

Días antes, se busca un número que es emitido de manera aleatoria por el sistema de computación que indica qué día del fin de semana le corresponde comprar. Semanalmente se puede comprar una sola vez en toda la red. Los terminales de cédula de las personas que comprarán cada día se van rotando, de forma que las posibilidades de obtener productos escasos también se distribuyan en el universo de 270.000 carnetizados. Los números se entregan desde las 6:00 de la mañana hasta la tarde, de lunes a miércoles, en los diferentes puntos de la red.

La situación de las personas enfermas o con discapacidad también nos preocupaba. Por ello, organizamos jornadas de evaluación física con los médicos cooperativistas integrantes de la red Cecosesola para que certificaran el grado de enfermedad o discapacidad permanente o transitoria. Según el caso, se puede autorizar a algún otro miembro de la familia para que asista en su lugar tanto a buscar el número como a comprar. Facilitar el acceso a la compra de alimentos a estas personas, sin tener que trasladarse de sus hogares, es otra manera de construir equidad.

Tenemos dos tipos de cola: la convencional y la preferencial.

La cola preferencial es para personas mayores de 60 años, embarazadas con más de 32 semanas de embarazo y madres lactantes con bebés hasta tres meses de nacidos y toda persona con situación de enfermedad o discapacidad evaluada por nuestros médicos.

Gracias a la carnetización, en estos momentos podemos atendernos, sin empujones ni maltratos, 150.000 personas cada semana.

La carnetización ha sido un proceso de creación colectiva que no se ha acabado. Continuamente lo vamos mejorando partiendo de la experiencia semanal y las sugerencias que recogemos de todos quienes participamos en la red Cecosesola.

Cloudy

23°C

Barquisimeto

Cloudy

Humidity: 78%

Wind: 22.53 km/h

  • 22 May 2018

    Cloudy 28°C 21°C

  • 23 May 2018

    Mostly Cloudy 28°C 21°C